La noticia del mes para mi ha sido la propuesta de compra de EMC por Dell por la astronómica cifra de 67.000 millones de dólares. No me siento capaz de analizar si es un movimiento desesperado de Dell o qué empresas deberá vender para atenuar la enorme deuda que esta compra le generará. En esta entrada de E Dans podéis ver más de esos análisis, con más criterio que el mío.

Sin embargo, hay algo que este intento de compra dice a gritos: la era del PC ha pasado, Dell fue un líder en esa época y ahora para sobrevivir ha de transformarse en una empresa de gestión de datos. Los datos son el verdadero futuro. Tratarlos, almacenarlos, protegerlos y extraer conocimiento de su abundancia. Ahí está el futuro.

Pero ya es un mundo ocupado, el mundo de la Nube tiene jugadores de la talla de Google, Microsoft, Amazon, IBM o HP por citar solo algunos. Incluso los operadores de telecomunicación con grandes centros de datos ofrecen también esos servicios. Y en ese campo está EMC. De hecho en su entrada en Wikipedia en inglés define a EMC por todo el universo de tratamiento de los datos “offers data storage, information securityvirtualization, analytics, cloud computing and other products and services that enable businesses to store, manage, protect, and analyze data

Forrester calculó que el valor del mercado del Cloud (la Nube) sería de 241.000 millones a nivel mundial y creciendo a ritmos de dos cifras anualmente. El el mercado en el que hay que estar, por eso Dell con la ayuda de un fondo de inversión, Silver Lake, hace este movimiento desesperado que es su única alternativa a desaparecer o  a la irrelevancia en un mercado que ha cambiado.

En un mundo en el que se estima que puede haber 50.000 millones de dispositivos conectados en 2020 por la extensión del Internet de las cosas (IoT) y en el que el universo digital puede llegar a 44 zettabytes (siendo un zettabyte el equivalente a mil millones de discos de 1 Tera como los que ahora podemos comprar por unos 60 euros), el almacenamiento y al gestión de los datos va a ser el equivalente a la extracción de petróleo de hoy.

De hecho IDC estima que solo el valor del mercado de Big Data puede llegar a 40.000 millones de dólares en cuatro años y eso creciendo a ritmos del 25% anual. Es en definitiva el mercado en el que hay que estar y esta apuesta de Dell no es más que la irrupción en el mundo de las noticias del valor de ese mercado en el que algunos no creen todavía.

Y a todo esto se le sumaria otro mercado de otros 50.000 millones de dólares que sería el de la seguridad de esos datos. No hay donde miremos y no esté surgiendo una nueva industria pujante y valiosa alrededor de la abundancia de datos e información en nuestro mundo actual.

Como nosotros vemos en los datos una de las grandes fuerzas detrás de la transformación digital nos ha parecido que esta noticia venía que ni pintada para eliminar escepticismo ¿o no?. ¿Aún queda quien crea que los datos y su explotación no son el futuro?