Seguimos evangelizando y hablando de transformación digital y muchas veces no somos conscientes del impacto que la tecnología va a tener en nuestras vidas en el futuro próximo. A veces, la visión más sencilla es la más sagaz y en esta ocasión, creo que es así.

Hace tan solo 3 semanas, en la presentación del Foro de Transformación Digital, su presidente, Julio Linares, hacía una magnifica apertura sobre lo que supone la transformación digital. Sin hablar de tecnología resumió de manera brillante lo que vamos a vivir. A partir de su visión, enriquecida con mi visión y un poco de sentido del humor, creemos que va a haber mucho de AC DC o mejor de DC AC… ,-)

Todas las industrias, todos los sectores tienen que ser conscientes de que

DIGITAL. Todo lo que pueda digitalizarse se digitalizará. TODO. Hoy nos parece natural llevar música y video, toda la música y todo el entretenimiento en nuestro móvil, no lo era hace 5 años. Dentro de pocos meses o años, digitalizaremos la ropa y la imprimiremos en casa y digitalizaremos nuestros órganos para fabricarlos de nuevo con nuestras propias células cuando fallen.

CONECTAR. Todo estará conectado. Con la ley de Moore a nuestro favor y nuevas tecnologías empujando un nuevo cambio de paradigma tecnológico, donde la capacidad será aun mayor, los tamaños de los circuitos aún menores y los costes…casi inexistente,  no nos debe sorprender imaginar un mundo donde TODO este conectado.

El impacto que tendrá esto en la economía, en la sociedad, en la gestión de los datos, está aún por imaginar, pero sí podemos vislumbrar que va a suponer un gran cambio. Nos permitirá no sólo gestionar de manera remota y de forma más eficiente y eficaz, sino que a través de toda esto información seremos capaces de entender los negocios de manera muy diferente. Podremos pasar de una economía de productos a un mundo de servicios de forma natural y surgirán nuevos negocios a partir de nuevos modelos de negocio.

ANALIZAR & ATOMATIZAR. Muy ligado con la sensorización del mundo y con la huella que internet deja sobre nuestra vida, a partir de ahora todo lo que se pueda analizar, se analizará.

Hablamos del Blockchain como  disruptor en el mundo de la banca y si me permitís yo creo que va a surgir una nueva moneda de curso legal, los datos. A medida que seamos más y más conscientes del valor que tienen nuestros datos, nuestros “rastros” para compañías privadas y AAPP, vamos a ser capaces de transaccionar con ellos pero de manera mucho mas proactiva y no tan reactiva como ahora. Los datos, el petróleo de la Cuarta Revolución Industrial, pone al cliente, al generador de datos y de información en una posición de mayor poder aún.

AUTOMATIZAR. Hace solo tres meses, eran pocas las ocasiones en las que oíamos hablar de IA. Es posible que nunca o casi nunca Tras la cumbre de Davos, leemos casi cada dia artículos sobre Inteligencia Artificial. No hemos de llegar a la era de la singularidad, que se preveé cercana al 2045, para empezar a asumir que muchos procesos, paulatinamente, pero de manera irreversible, se irán automatizando en la misma medida en que lo ha hecho los proceso industriales de fabriación de coches, el pilotaje de aviones comerciales y muchos otros que nos pasan desapercibidos en el dia a dia pero que ya son una realidad. Esto no ha hecho más que empezar.

Teniendo en cuenta que vamos a ser capaces de automatizar la capacidad de conducción, hay poco que no pueda ser puesto en manos de un robot o de un SW. Es crítico por tanto, integrar la tecnología en cualquier proceso humano e identificar el valor diferencial que “la tecnología humana” aporta en la cadena de valor, para potenciar éste y no ser absolutamente prescindibles.

COMUNICAR & COMPARTIR . Por último y teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad y en una economía cada vez más transparente, todo se acabará comunicando y compartiendo, información, conocimiento, bienes tangibles y también intangibles.

Bienvenidos a la nueva era AACC DC